martes, 8 de diciembre de 2015

Santa Fe por la consagración, final Copa Sudamericana

El nueve de diciembre de 2015 quedará marcado en la historia de Independiente Santa Fe como el día en el que se enfrentó a desafío más grande de su recorrido futbolístico. En la misma semana el domingo 6, dos grupos ganaron lo impensable; la oposición en Venezuela y la ultra derecha en Francia. La diferencia en Santa Fe es que se ha dado el primer paso; la primera batalla está ganada, falta la segunda, y las banderas albirrojas ondearán triunfantes.

Y es que Santa Fe no solo tiene nombre, sino hombres, aguerridos guerreros que dejarán todo en el campo para conseguir la meta.

En el arco: Robinson Zapata, el arquero color ébano, convertido en hombre fuerte, atento, rápido y dominador de su área. La experiencia conseguida desde el América de Cali,  pasando por La Serena de Chile, el  Steaua Bucarest y más tarde en el Galatasaray Spor Kulübü han permitido la confianza y la seguridad en el marco cardenal. Difícil la tendrá Ábila si pretende vencerlo.

Apoyando el arco santafereño podrán estar: el líder, el hombre de la seguridad en la mitad de la defensa, Francisco Meza, hoy por hoy jugador de la selección Colombia que a sus 24 años le han reconocido su potencial, eso sí, ya ejercido en la defensa cardenal. Siendo un defensa, también ha contribuido con goles gracias a su capacidad en el juego aéreo. Lamentablemente será su último juego con Santa Fe; el fútbol mexicano lo espera.

En defensa se encontrará también Yerri Mina, un joven que con 21 años se ha adueñado de la otra posición central. Imbatible en el juego aéreo, ágil, amarga la vida a los delanteros rivales y como Meza ha contribuido con goles. Los centrales cardenales sin duda son dos torres que difícilmente son superadas por lo alto.

Por el costado izquierdo se encuentra Balanta, un jugador que ha hecho que se recupere la confianza perdida cuando se lesionó Dayron Mosquera. Tiene salida, anticipo y si hace falta la revienta; un buen apoyo para los centrales y seguridad para Zapata.

En la derecha, los problemas generados por la lesión de Sergio Otálvaro, han hecho que varios jugadores hayan pasado por la posición. Últimamente Almir Soto se ha desempeñado bien, aunque con los de Huracán no se pudo mostrar; el juego se inclinó mucho por el costado de Balanta. Sin duda con el regreso de Otálvaro podrá haber un recambio diferente para la mayoría de los defensas, excelente desborde y arma una gran dupla con Anchico.

Seguramente Pelusso volverá con la doble línea de cuatro, donde la segunda posiblemente se vera conformada parcialmente por Perlaza y Gordillo, que han empezado a destacarse. Es posible que alguno tenga que cederle la posición a Sebastián Salazar, otro que ha entrado con paso firme desde la cantera. 

Por los costados se encontrarán: Juan Daniel Roa que se desempeña bien por donde lo pongan, está recuperado recuperado y sin duda dejará hasta la última caloría para levantar la copa; Por derecha seguramente estará Anchico, su experiencia puede pesar sobre la de Perlaza y Gordillo. Si Pelusso piensa en Otálvaro, estos dos jugadores pueden hacer estragos en la defensa de Huracán.

El que sin duda estará en la formación titular será Luis Manuel Seijas, el venezolano que ha vuelto por sus fueros, recuperado plenamente en lo futbolístico y que ha conseguido tomar el liderazgo como enganche. Además de fútbol, Seijas es uno de esos que quiere la institución como propia.

Adelante y pendientes de los que pueda entregarles Seijas estarán: Morelo, un gran goleador que infortunadamente está divorciado con el gol, este 9 de diciembre debería ser el momento para conseguir los goles que llenarían la copa. Acompañando al 19 cardenal, podría estar Arboleda el joven promesa o Daniel Angulo, Borja y no sé quien más, el que sea, pero que aporte en lo que hace falta: anotar.

En la banco estarán para aportar si es necesario: Leandro Castellanos, otro gran arquero, tan bueno como Zapata; Omar Sebastián Pérez, recuperando su fútbol y nivel, estará dispuesto a aportar; Darío Rodríguez, ahora volante, entregado y con mejor desempeño en esta posición; Sergio Otálvaro, no hace falta mucho para decir, de estar en competencia plena, sería el titular sin duda. Delante del banco estará el Gerardo Pelusso el estratega, el que con sus ideas puede hacer que la balanza se incline por el lado cardenal, poco a poco ha hecho que la tribuna olvide un poco la emoción que imponía Costas. 

En la tribuna el jugador número 12; por lo menos treinta y cinco mil hinchas estarán apoyando, empujando, cantando y de vez en cuando fastidiando al rival. El calor humano de un estadio pintado de rojo y blanco acompañará a los 11 que Pelusso decida alinear y durante los 90 minutos dejarán hasta el último decibel alentando. En las casas, el resto de la hinchada hará fuerza, algunos más se quedarán sin alguna uña que pagará la tensión y lo que pueda ocurrir en el campo.

Este será el equipo que tiene no solo el fútbol, sino las ganas de dar la vuelta olímpica, ganando una batalla en la que hará falta dejar la vida en el campo, para redondear el año; faltó poco en la Copa Águila, un poco más en la Liga, pero aquí está la oportunidad para que Santa Fe gane el torneo internacional más importante que haya enfrentado. 

¡¡El huracán debe ser Santa Fe!!
__________________________
Celio E. Pineda Rodríguez
Twitter: @celiopineda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada