domingo, 13 de diciembre de 2015

Nueve, la clave del premio mayor: Copa Sudamericana

El premio a un ídolo
El nueve de noviembre de 2015 fue la fecha clave en la que Independiente Santa Fe se coronó campeón de la Copa Sudamericana. Por primera vez un equipo colombiano conseguía la copa. Un largo camino en el que además estaba la posibilidad de ganar dos copas más: Copa Águila y Liga Águila, en la primera llegó a la final y quedó subcampeón; en la segunda la campaña terminó en los cuartos de final, ambos torneos disputados con el equipo alterno. La decisión parecía clara: ir por el premio mayor, La Copa Sudamericana.

La oposición, la afición de los rivales de patio y una minoría del periodismo presagiaban una debacle: "se van a quedar sin el pan y sin...", "el que mucho abarca poco...", podrían tener razón si se trataba de conseguir lo que otros denominaron: la triple corona. Sin embargo, poco a poco el tema se fue aclarando; de presentar el equipo titular en la Liga Águila, se pasó a un mixto, hasta el equipo alterno, lo que claramente evidenció la decisión; ir por el título de la Copa Sudamericana. 

La consecución de la Copa Sudamericana no ha sido producto del azar, ni de la casualidad, ha sido el resultado de un proceso, en el que se establecieron objetivos muy claros y de los que la afición cardenal ha disfrutado: dos títulos de Liga, dos más de Superliga, Semifinalista de la Libertadores, Campeón de Copa Postobón y, lo más importante, ser siempre protagonista.

El inicio de estos éxitos fue otro nueve: 2009. Para entonces, el director técnico era Germán 'Basílico' Gonzales, iniciador del proceso; luego Arturo Boyacá y su asistente técnico, Wilson Gutierrez quien tomó el testigo; con la salida de Boyacá. Gutiérrez orientó la obtención del primer título después de 37 años en 2012 y la Superliga contra Millonarios en 2013. En 2014 apareció Gustavo Costas, que consiguió  llevar al equipo hacia su octavo título de liga, y en 2015 llegó Gerardo Pelusso, un uruguayo que con un estilo de juego un poco diferente redondeó los logros cardenales con el título de la Copa Sudamericana.

Los técnicos que han tenido la responsabilidad de orientar el equipo contaron con un equipo que casi siempre tuvo como eje a Omar Sebastián Pérez, el jugador de la ideas, acompañado por algunos que aún están en el equipo: Yulian Anchico, Francisco Meza, Luis Manuel Seijas, Juan Daniel Roa, Sergio Otálvaro y otros que, por su buen trabajo, hoy militan en otros clubes: Jonathan Copete, Luis Carlos Arias, Daniel Torres y Camilo Vargas. Con estos jugadores los jóvenes de la cantera cardenal también tuvieron su oportunidad y algunos de ellos fueron convocados a la selección Colombia.

La conjugación entre técnicos y jugadores no sería posible sin el concurso de una administración que ha superado las expectativas de la afición santafereña. Una administración que no solo logró recuperar el nombre, sino que la institución tuviera sus propios activos: todo esto gracias a la gestión de César Pastrana.

Un elemento que ha sido determinante para complementar el desempeño del equipo ha sido la afición incondicional - el jugador número doce -, los abonados y las barras que en cualquier partido alentaron desde el calentamiento. Afición que, cuando el contrario sale, le hacen saber que los once no están solos. A lo largo de los 90 minutos se oyen cánticos como "Otra vez te vinieron a ver todos los muchachos que te aman, Santa Fe" y "Todos los domingos llega al Nemesio, el primer campeón, la fuerza de un pueblo..." con ello empujan a los cardenales y buscan desmotivar al rival. En las celebraciones fueron un ejemplo de comportamiento para otros equipos.

El éxito ha tenido también sus tropiezos. La recuperación de jugadores que han tenido dificultades personales, pero la que más afectó al equipo en el último semestre fueron las lesiones de: Omar Pérez, Dayron Mosquera y Sergio Otálvaro, bajas que tuvieron sus consecuencias y mucha preocupación. Al final el equipo se adaptó a la ausencias.

Después de la vuelta olímpica con la Copa Sudamericana quedaron varias cosas: jugadores que se les reconoce su capacidad y su futuro como Yerry Mina, Leyvin Balanta, Rodriguez, Yeisson Gordillo, Sebastián Salazar y otros que después de un largo recorrido mejoraron su palmarés: Omar Pérez y Róbinson Zapata - el héroe de la final -. 

De las consecuencias del título estuvo el reconocimiento ganado no solo a nivel nacional sino internacional, hoy por hoy es el equipo más destacado en el ámbito nacional, por lo menos en los últimos 5 años.

Para la afición han sido cinco años de satisfacciones, pero también de tristezas. Cuando se gana se disfruta, pero cuando se falla, no aceptamos que otros pueden ser mejores, por lo menos momentáneamente o que el recurso futbolístico no es suficiente para conseguirlo todo, hay que ser consciente de las limitaciones.

El próximo año Santa Fe tendrá que refrendar lo conseguido hasta ahora en varios torneos que son consecuencia del título de copa. Posiblemente haya una renovación en la nómina, seguramente con refuerzos en la delantera, algunos deberán dejar el equipo. Como lo ha dicho el presidente Pastrana, 'Necesitamos tres Santa Fe para los compromisos del 2016'

Y para no desentonar con el nueve: "Vamos por la novena en el 2016"

!!Felicitaciones a todo el equipo, a la afición y a los hinchas de otros equipos que han reconocido el trabajo cardenal.!!

Colaboración Sergio Andrés Pineda Castillo
__________________________
Celio E. Pineda Rodríguez
Twitter: @celiopineda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada